menu principal

menu principal

audios para católicos

LA RIQUEZA Y EL PODER DE LOS SALMOS.

 

A la colección de los llamados "Salmos" se le llama igualmente "Salterio". El libro de los Salmos se considera el libro más completo de la Biblia. Toda la ética bíblica, los fundamentos de la fe, los prodigios y las maravillas realizados por Dios, la relación del Hijo y del pueblo de Dios con Él en toda circunstancia son expresados en los Salmos.

 

Se ha considerado al rey David como el autor de varios Salmos. En ellos, descubrimos a un David derramando su corazón ante Dios en actitud de arrepentimiento, en acción de gracias, en fe, en ruego, pidiendo garantías, fortaleza, liberación e instrucción.

 

Toda alma sedienta busca refrescarse en la fuente de los Salmos. En ella encuentra respuestas sólidas a sus necesidades más profundas. Al beber de esta fuente, el alma encuentra en Dios y sólo en Dios, la satisfacción que con ardiente deseo y anhelo busca. Por medio de los Salmos, nuestra alma se lanza hasta el infinito, cantando alabanzas a Dios.

 

Clasificación de los Salmos según los temas individuales de cada uno.

 

 

1. Instrucción 1;19;39;

 

2. Alabanza 8; 29; 93; 100

 

3. Acción de gracias 30; 65; 103; 107; 116

 

4. Penitencia 6; 32; 38; 51; 102; 130; 143

 

5. Confianza 3; 27; 31; 46; 56; 62; 86

 

6. Turbación 4; 13; 55; 64; 88

 

7. Aspiración 42; 63; 80; 84; 137

 

8. Historia 78; 105; 106

 

9. Profecía 2; 16; 22; 24; 40; 45; 68; 69; 72; 97; 110; 118

 

SALMO 22:

 

Este Salmo ofrece un cuadro del Calvario. Vemos la crucifixión representada aquí con más claridad que en ninguna otra parte del Antiguo Testamento. El salmo comienza con la exclamación del Señor en la hora más oscura de su vida: Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has desamparado?. Y termina con la expresión consumado es.

 

 

SALMO 51:

 

El Salmo 51 es el principal penitencial escrito por David. Este relata su arrepentimiento, después de haber pecado tomando a Betsabe por mujer. Cuando Natan, el profeta, le estaba redactando la parábola que coincidía con su hecho vil, David no trataba de eludir la cuestión, sino que dijo: pequé contra Jehová. Natan le reanimo, diciéndole: también Jehová ha remitido tu pecado.

 

 

audiosparacatolicos   2013