audios para católicos

 

 

Nací el 27 de Octubre de 1959, soy Mexicana, de padres mexicanos y abuelos libaneses, de religión católica, casada y madre de cinco hijos varones.

 

Actualmente vivo en San Pedro Monterrey, Nuevo León, México.

 

EL INICIO DE ESTA HISTORIA:

 

Todo empezó el 3 de Marzo del 2012, con la partida al cielo de nuestro hijo mayor, Graciano, a quien llamábamos de cariño Graci. Con 27 de años de edad, se encontraba en Hong Kong, estudiando un doctorado. Hablar de cómo era Graci es necesario, sobre todo porque lo que sobrevino a su partida, cobra sentido.

 

ACERCA DE GRACI:

 

Graci era especial, siempre lo supimos.

 

Era congruente en su manera de pensar y actuar; Con gran fe y confianza en Dios Nuestro Señor y  María Santísima.

De proceder recto, optimista, tenaz y perseverante, no se daba por vencido y luchaba hasta conseguir sus objetivos; Con un fuerte liderazgo social, tenía la capacidad de influenciar positivamente a los demás, y motivar a la superación; Era además muy querido y respetado por su familia, por sus amigos, compañeros y maestros.

 

Tenía una clara visión del futuro, veía siempre hacia adelante, planeaba todo con tiempo y vivía como si tuviera prisa; Su gran sensibilidad hablaba de su gran corazón; No le daba importancia a las cosas materiales, vivía sencillamente.

 

Disfrutaba el viajar y conocer diferentes países y culturas. A pesar de que era muy culto, y de que tenía conocimiento de diferentes temas, no alardeaba por ésto, al contrario, gozaba de compartir lo que sabía con suma humildad.

 

Hablar de Graci es evocar a un muchacho sano de cuerpo y de alma, un joven escogido por Dios, para llevarlo con Él, e integrarlo activamente a su plan de salvación, tal como posteriormente nos lo haría saber nuestro hijo Graci.

 

Como consecuencia de su partida y del gran dolor que nos invadía, Dios nuestro Señor se manifestó en ríos de amor y consuelo para mí y mi familia.

 

LA PARTIDA DE GRACI:

 

Habiendo aceptado en el corazón de nuestra familia su partida, nos ofrecimos junto con Graci en una ofrenda  de amor a la Santìsima Voluntad Divina.

 

Es así como nuestro corazón se fundió con el Sagrado Corazón, en la más sublime aceptación  y abandono; tal como lo expresa Nuestro Señor Jesucristo, en su mensaje del 4 de mayo de 2013, a las 4:45 a.m.

 

“Claro está que en tu dolor, es donde más encontré tu amor, y te dí mi corazón, en una entrega sin condición, sabiendo que esta unión, tan sublime y de tanto amor, fue la prueba que selló, este plan de salvación”.

 

Muchos han sido los sucesos relacionados a la partida de Graci, que nos aseguran que la INTERVENCIÓN DIVINA ha actuado una y otra vez en su INFINITA MISERICORDIA.

 

Uno de ellos fue, cuando un par de días después de su partida, una persona cercana a nuestra familia estando ante el Santísimo, tuvo una visión de Graci.

 

Nos dijo que lo habìa visto con mucha luz, comunicándole que: “estaba en un proyecto con el Sagrado Corazón de Jesús, para ayudar al mundo”.

 

Cabe mencionar que Graci partió al cielo, precisamente el primer viernes  del mes de marzo,  es decir, cuando se venera al Sagrado Corazón de Jesús horario en México y el primer sábado del mes de marzo, cuando se venera al Sagrado Corazón de María horario en Hong Kong.

 

No me quedó ninguna duda que se trataba de “nuestro Hijo”, quien había manifestado muchas veces, la inquietud y el gran deseo de hacer algo por ayudar al mundo, por la humanidad.  Yo estaba convencida que sus investigaciones y la pureza de su intención significarían esa ayuda finalmente, y así se lo decía.

 

Es así como empecé a recibir los mensajes, cada vez de manera más frecuente, y aunque al  principio tenía temor de compartirlos, Nuestro Señor me dio la clara instrucción de difundirlos, ya que estos mensajes no eran solo para mi, y que al compartirlos junto con mi experiencia, Él  se  manifesta  de esta manera, para acercar a sus hijos a su Sagrado Corazón, que arde de amor para la salvación de todos.

 

El Sagrado Corazón de Jesús se proclama a través de nuestra experiencia y desea que a través de estos mensajes se difunda el infinito amor que tiene para sus hijos, tal como lo expresa mi ángel de la guarda el 26 de febrero de 2013:

 

“Medítalo, asimílalo, y trasmítelo; el Corazón de Jesús es un fuego de amor, que quema de tan grande e intenso”.

 

Uno mis súplicas a las palabras de Dios Nuestro Señor, para que le permitan actuar, tal como lo expresa en su mensaje del viernes 12 de abril de 2013:

 

“Sólo déjenme entrar, ábranme la puerta de sus corazones, de sus hogares, de sus vidas, y yo entraré en cada uno. Sólo déjenme entrar, y mi espíritu los llenará de mí”.

 

“Así como el Padre y el Hijo somos uno, así SOY uno en ustedes, y ustedes en mí”.

 

Unidos en oración, para la Gloria de Dios.

 

Fraternalmente, Salma Kattás Rady.

 

 

 

 

audiosparacatolicos   2013