audios para católicos

MENSAJES DADOS POR LA SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA

 

 

OBRA " YO SOY LA INMACULADA MADRE DEL DIVINO CORAZÓN EUCARÍSTICO DE JESUS"

 

En el año 1990 comienzan las apariciones de la Santísima Virgen en Salta (República Argentina) a una mujer.

María Livia Galliano de Obeid es una mujer casada desde el año 1970, madre de tres hijos. Su vida hasta el año 1990 fue muy simple, como ama de casa cumpliendo sus deberes y llevando una vida muy tranquila y feliz en su hogar con su esposo y sus hijos.

 

Ella nunca imaginó ver a la Virgen y nunca lo pidió.

 

A principios del año 1990 comienza a tener las primeras manifestaciones sobrenaturales, siendo ella misma la primera sorprendida.

 

Un día escucha una voz interior que le habla, esta voz es extraordinariamente hermosa y sobrenatural, e inmediatamente produce un cambio en su corazón.

 

Estos coloquios se suceden a partir de allí con frecuencia. La voz que le habla se presenta como la “Madre de Dios”.

 

La señora al principio no comenta de esto a nadie, ella quiere guardar este secreto que tiene con la Madre de Dios; no obstante esto, aunque lo disimula muy bien, hay un cambio muy elocuente en ella, porque siente un inmenso deseo de recogimiento y una gran felicidad en su alma.

 

Sin embargo, poco tiempo después, movida por un gran deseo de compartir esta dicha y felicidad, siente la necesidad de confiarse a su esposo y a su hija mayor, y lo comparte también con su pequeño entorno familiar, padres y hermanos; lo hace de manera espontánea y natural. En ese entonces María Livia reflexiona en su interior y piensa que esto no va a trascender más allá de la intimidad de su alma.

 

Con este pensamiento ella abre cada vez mas su corazón a la Santísima Virgen; y el diálogo entre ambas se va haciendo cada vez más íntimo. Estos primeros diálogos de amor, calidez y respeto de parte de esta extraordinaria visita de esta Señora del Cielo son muy sorprendentes para María Livia; ya que la Santísima Virgen le pregunta lo siguiente:

 

¿ Me recibes en tu casa?. ¿Aceptas compartir tu hogar conmigo?.

 

Respuesta: “Madre acepto. Ven y comparte todo mi hogar. Es tuyo, te pertenece a partir de hoy. Te lo entrego”. La Virgen sonríe.

 

Otro día le dice: “Hija deseo ser coronada como Reina en este hogar”. 

 

Respuesta: "Sí. Si ese es tu deseo seré obediente y lo haré inmediatamente". La Virgen sonríe ante la respuesta.

 

Otro día: “ Hija, deseo que me entregues a tus hijos”.

 

Respuesta: “ Madre te entrego a mis hijos, desde hoy te pertenecen. Son tuyos” La Virgen sonríe.

 

Otro día: “ Hija hoy he venido a pedirte un deseo de mi corazón, deseo estar entre tu y tu esposo.”

Respuesta : “ A partir de hoy Madre, Tu estarás siempre en medio de los dos. ”La Virgen sonríe con mucha alegría.

 

Después de esto la Madre le dijo: “Dios tiene designios sobre ti desde toda la eternidad. ¿Aceptas esto de parte de Dios?”.

 

Respuesta: “Acepto todo lo que Dios haya dispuesto”, La Virgen María volvió a sonreír.

 

 

http://www.inmaculadamadre-salta.org/obra/index.php?option=com_content&view=article&id=70&Itemid=51&lang=fr

 

 

audiosparacatolicos   2013