audios para católicos

MENSAJES ACERCA DE LA SANTA MISA

 

La riqueza de la Santa Misa - Mensaje a J.V.

 

 

 

FORMACIÓN DE LA FE EN EL CONOCIMIENTO

 

Los grandes beneficios que se ganan en

celebrar y oir misa

 

La asistencia a la Santa Misa

 

El invaluable valor de la Misa

 

Qué es la Santa Misa

 

 

La santificación de nuestra alma está en la unión con Dios, unión de fe, de confianza y de amor. De ahí que uno de los principales medios de santificación sea el más excelso de los actos de la virtud: la participación en el sacrificio de la Misa.

La Santa Misa debe ser, la fuente eminente de la que desciendan y manen las gracias

Mas con frecuencia la costumbre de asistir a Misa, por falta de espíritu, degenera en rutina, y por eso no sacamos del santo sacrificio el provecho que deberíamos sacar.

 

LA OBLACIÓN SIEMPRE VIVIENTE EN EL CORAZÓN DE CRISTO.

 

La excelencia del sacrificio de la Misa proviene, dice el Concilio de Trento, de que en sustancia es el mismo sacrificio de la Cruz, porque es el mismo sacerdote el que continúa ofreciéndose por sus ministros; y es la misma víctima, realmente presente en el altar, la que realmente se ofrece. Sólo es distinto el modo de ofrecerse: mientras que en la Cruz fué una inmolación cruenta, en la misa la inmolación es sacramental por la separación, no física, sino sacramental del cuerpo y la sangre del Salvador, en virtud de la doble consagración. Así la sangre de Jesús, sin ser físicamente derramada, lo es sacramentalmente.

 

EFECTOS DEL SANTO SACRIFICIO DE LA MISA Y CÓMO DEBEMOS OÍRLA.

 

La oblación interior de Cristo Jesús, que es el alma del sacrificio eucarístico, tiene los mismos fines e idénticos efectos que el sacrificio de la Cruz.

Los efectos de la Misa que inmediatamente se refieren a Dios, como la adoración reparadora y la acción de gracias, prodúcense siempre infalible y plenamente con su infinito valor, aun sin nuestro concurso. De cada Misa elévase a Dios una adoración y acción de gracias de ilimitado valor, en razón de la dignidad del Sacerdote principal que la ofrece y del valor de la víctima ofrecida. Esta oblación "agrada a Dios más que lo que son capaces de desagradarle todos los pecados juntos”.

Los efectos de la Misa, en cuanto dependen de nosotros, no se nos aplican sino en la medida de nuestras disposiciones interiores.

 

CÓMO DEBEMOS UNIRNOS AL SANTO SACRIFICIO DE LA MISA.

 

Oír bien la Misa, con fe, confianza, verdadera piedad y amor, se la puede seguir de diferentes maneras.

Puédese escuchar prestando atención a las oraciones litúrgicas, tan bellas y llenas de unción, elevación y sencillez. O meditando en la Pasión y muerte del Salvador, y considerarse al pie de la Cruz con María, Juan y las santas mujeres.

 

 

 

 

 

audiosparacatolicos   2013