Hay 198 países en el mundo,

pero tristemente sólo son 6 los que respetan

en su totalidad la vida que Dios da.

 

Las estadísticas muestran que mundialmente

se comenten DOS ABORTOS POR SEGUNDO;

Esto quiere decir que hay mas

De 150,000 bebés abortados por día.

 

¡Una nación que mata a sus propios hijos,

es una nación sin futuro!!!...

Juan Pablo II

audios para católicos

Tenemos que orar todos los días para que triunfe en los corazones la Ley de Dios: NO MATARÁS; y sea abolida la ley del hombre: la matanza de los bebés en el vientre materno.

 

Si todas las madres embarazadas pudieran amar a sus hijos no nacidos, el aborto no existiría, por eso es importante nuestra oración para que ellas puedan reemplazar en sus corazones el egoísmo con el amor. Tu oración puede hacer la diferencia entre la vida o la muerte de muchos bebés.

 

El aborto, que es un asesinato en el vientre materno, es el resultado de amarse a uno mismo más que a la vida que Dios provee y crea. Esta vida no la debe destruir el hombre. El aborto es pagano, es un crimen grave, y no tiene nada que ver con la ley del amor que Jesús nos dio: amar a Dios sobre todas las cosas y al prójimo como a uno mismo. La humanidad olvida que solo a DIOS le corresponde dar y quitar la vida. Siempre que el hombre se atreve a adjudicarse el rol de Dios, el mundo es cambiado para siempre, pues es un hecho que el aborto es un mal que traerá el futuro de cada nación, y no podemos negar que el mal engendra mal.

El aborto es un síntoma de la presencia de Satanás en los corazones de la humanidad, y con cada aborto se ensancha el abismo entre el Cielo y la tierra.

 

Tenemos aborto, terror y guerras en el mundo actual porque esto mismo es lo que hay en los corazones.

 

La humanidad confunde el pecado con los derechos, incluso legaliza pecados tales como el aborto y la eutanasia, y ve la libertad como el derecho a elegir esto, que es un crimen. Los que apoyan el aborto en pensamiento, palabra o acción, pecan; y quienes apoyan a los políticos que están a favor del aborto son tan culpables como los abortistas que manejan los instrumentos de la muerte.

 

Las elecciones que el hombre hace con su libre voluntad lo separan o lo unen a Dios. Si elegimos de acuerdo al Amor y a la Misericordia, construiremos el Reino de Dios en nuestros corazones.

 

Necesitamos oponernos a este crimen atroz: la matanza de los no nacidos. No podemos permitir que continúe esta abominación del aborto. Si no alzamos la voz, especialmente orando contra el aborto, este pecado continuará y el enemigo seguirá ganando corazones.

 

Para poner fin al aborto, recemos el Rosario de los No Nacidos. Que esta devoción penetre en las ciudades, en las naciones y en el corazón del mundo.

 

El Rosario de los No Nacidos salva vidas, y las gracias y las promesas que lo acompañan lo hacen más fuerte que cualquier arma nuclear. Únete a esta oración para que tú también obtengas las gracias prometidas a través de este rosario a favor de los seres más indefensos.  Te invitamos a conocer en qué consiste el Rosario de los No Nacidos.

 

 

 

 

audiosparacatolicos   2013